Consejos y Normas

Esta sección incluye aspectos didácticos y algunos consejos prácticos en función de cada sector o interés:

1. Si gestionas playas y zonas litorales:

  • Minimización de la presión urbanística sobre dunas litorales para transformación en paseos marítimos y viviendas.
  • Limpieza de la arena con medios manuales. La limpieza mecánica de las playas en las inmediaciones de las dunas impide el crecimiento de las plantas.
  • Establecimiento de periodos con menos afluencia de usuarios en las playas en los que no se retiren los restos de Posidonia oceánica como protección ante la pérdida de arena de las playas.
  • Mantener el suelo natural de las playas evitando la sustitución de cantos por arena.

2. Si visitas playas y costas:

  • Utilización de los accesos a la playa habilitados para tal fin.
  • Recomendaciones de mantenimiento del entorno libre de basuras y restos, depositándolos en los contenedores más cercanos.
  • Cumplimiento de las advertencias de las señales y de la normativa litoral, fundamentalmente sobre la prohibición del uso del fuego y acampada en la zona litoral.
  • Respetar animales y plantas del entorno, muchas de ellas son especies protegidas.
  • Evitar que los animales domésticos accedan a la playa sueltos, y sobre todo evitar que accedan a las dunas por tratarse de ecosistemas muy frágiles.
  • Participación en campañas de medio ambiente, itinerarios ambientales, charlas, voluntariados. El primer paso para conservar algo es conocerlo.

3. Si eres profesional del turismo litoral:

  • Certificación voluntaria de Turismo Sostenible o Ecoturismo.

4. Si eres del sector agrícola:

  • Minimizar, en la medida de lo posible, la generación de residuos.
  • Gestionar adecuadamente los residuos derivados de invernaderos y/o cultivos abiertos. Si no son entregados a gestores autorizados para su correcto tratamiento pueden suponer problemas de imagen, ambientales y sanitarios.
  • Realizar un adecuado control y gestión de los restos de plástico de origen agrícola producidos por renovación de la cubierta de los invernaderos.
  • Utilizar los puntos limpios y zonas habilitadas para la recogida de residuos, en especial de aquellos que puedan resultar peligrosos.
  • Controlar y disminuir en la medida de lo posible el uso de productos químicos.
  • No introducir ganado en zonas donde habitan especies de flora protegida y no sobrepasar la carga ganadera en cada caso.
  • Minimizar el acceso del ganado a las dunas costeras por tratarse de ecosistemas muy frágiles. Una elevada carga ganadera puede provocar un impacto por pisoteo sobre el suelo (compactación) y una excesiva herbivoría de la vegetación.